Na beira do Lete

... alampan os recordos todos, como brasas atizadas polo vento da morte.

27 de decembro de 2008

"Dormir es de cobardes"

El sueño sirve para las grandes celebraciones lo mismo que la borrachera, porque ambas cosas son esencialmente lo mismo. Se trata de dos territorios donde los lazos espaciotemporales y causales con el mundo se ven debilitados. La correlación de las experiencias es casi arbitraria, no obedece a otro orden que al de las palpitaciones, al momentáneo color del ánimo. En consecuencia, la realidad del cuerpo lo invade todo, y los objetos alrededor se tornan órganos suyos impregnados de sangre y de humores cambiantes.

El ensueño y la embriaguez son dos maneras hermanas de probar la voluntad, de romper con la agobiante solidez de los hechos. Lo mismo que la borrachera se destina tanto a culminar la alegría como a aliviar la tristeza, el sueño no sólo ayuda a digerir un día de mierda, sino que también puede poner la guinda a un día fantástico. Conozco a gente que duerme religiosamente sus preocupaciones, como si fuesen una gripe: asume que no hay nada que arreglar ahí fuera y que la recuperación es sólo cuestión de tiempo. Por el contrario, otros sólo concilian el sueño cuando pueden celebrar que todo está en orden. Así, yo me he pasado las mejores fiestas durmiendo.

Imagen: los objetos alrededor.

4 comentarios:

Noe dixo...

Como me gusta a túa letra. E durmir, claro :). Agardo que o sono curase os teus viruses, que fará falta para entrar no ano cos ollos ben abertos.
Un bico!

Agurdión dixo...

Teño que dicir que sempre te admirei nos durmires; penso que naqueles tempos eras capaz de durmir de pé. É o que ten vivir na Coruña. Moderación con fin de ano, Noe! Un bico!

Mónica dixo...

Canto tempo había que non vía esa letra... e ben bonita que é.
Sobre o sono e o durmir se me ocorren moitas cousas. É un auténtico pracer, pero eu recoñezo terlle medo dende que en certa época da miña vida era o único que me apetecía facer, o único lugar onde conseguía refuxiarme. Ademais, sonche de hábitos extraños para o durmir, un tanto noctámbula... cando me saber mellor o sono é polas mañás, jeje.
Lamento non vos ter visto o venres, pero o deber obriga (e é unha putada iso...) Xa que non foi en persoa dígocho dende aquí ¡que despidas ben o ano, rulo, e sobre todo que recibas con moitas ganas o 2009, que sexa tan bo como mereces!
Bicos e desexos dunha resaca levadeira para o día 1!

Agurdión dixo...

Din que os que se deitan tarde e gustan da mañá para durmir son mouchos, e os de deitarse cedo e madrugar alondras. Como ves, pola hora deste comentario, son máis do teu bando.

Finalmente o venres non fun, porque non me atopaba ben; tiña algo de gripe, como xa insinuou Noela. Pasao ben mañá, e que veña bo ano. Unha aperta!

Publicar un comentario